viernes, junio 26, 2015

Un grave error

Una medida de lucha tiene por objeto, desde mi punto de vista, darle visibilidad pública a un conflicto y permitir al ciudadano y la ciudadana común y corriente tomar conocimiento, comprender el reclamo y apoyarlo. Obtener las mejoras en las condiciones de trabajo que reclamamos y salarios dignos no se logran de espaldas al pueblo sino con él. La conquista es posible cuando la vecina y el vecino conocen el reclamo, adquieren conciencia de la relevancia que tiene y se suman a él.
El paro de 24 horas fijado para hoy viernes es, desde este punto de vista, un grave error estratégico.
Cuando la medida gremial pasa a transformarse en un objetivo en sí mismo los errores empiezan a sucederse y hasta el reclamo más legítimo pierde por goleada ante el pueblo. Eso nos pasa a los docentes actualmente.
Un día sí y otra también debemos soportar las absurdas generalizaciones de la que somos objeto y hacer frente a una verdadera catarata de pseudo-comentaristas que, sin saber nada de educación, se dedican a castigar y desprestigiar la profesión. Eso es cierto, pero para ser francos tenemos una gran cuota de responsabilidad en ese hecho. Claro, preferimos no asumir responsabilidades y culpar a otros.
Podríamos analizar el papel de los medios o del sistema político, que sin dudas tienen una cuota de responsabilidad nada desdeñable, pero creo que el primer paso es la autocrítica, mirarse al espejo. Es la tarea más difícil pero es lo primero que deberíamos hacer.

Elegimos parar justo el viernes previo a las vacaciones. El pasto a las fieras es evidente: no quieren laburar y hacen un paro el día antes de vacaciones. Aunque salgamos con mil argumentos esa es la opinión que la mayor parte de la gente se forma sobre nuestra tarea.
Aún no estamos sentados en la mesa de negociación con el gobierno, no sabemos como viene el tema presupuestal y hace una semana atrás hicimos un paro por 24 horas. ¿Cuál es el argumento que sustenta la medida de hoy?. ¿Cuál es el objetivo que se persigue?. No podemos dinamitar el ámbito de la negociación, esencial espacio sin el cual las conquistas nunca serán tales. No podemos negar el diálogo, la comunicación, la palabra.
Nuestros estudiantes pierden la oportunidad de educarse, especialmente los más vulnerables, la opinión pública cada vez está más en contra de nosotros, se nos descuenta de los menguados salarios.
¿Quién gana con una medida así?. Las medidas no pueden seguir hiriendo a los más castigados, es decir, a nuestros gurises.
Cuando se hace uso desmedido de una herramienta es obvio que la misma tiende a perder eficacia. No somos creativos en la forma de tender puentes con la comunidad y dar a conocer la compleja realidad educativa actual. Seguimos sin comprender que el centro de nuestros reclamos deben ser nuestros estudiantes y de allí deben partir las reivindicaciones de mejores condiciones y salario digno.
Tenemos un grave problema de diálogo y comunicación, justamente nosotros que somos docentes.
Hoy no me adherí al paro, lo manifiesto con total franqueza. No puedo avalar con mi inasistencia un grave error.


Prof. Federico Olascuaga Bachino

Docente

No hay comentarios: